martes, 7 de febrero de 2017

Descubriendo sus limitaciones


Comparto una pequeña historia con las hermanas que trabajan en el Centro de Ricci Servicios Social para con personas afectadas por la lepra.

En Navidad y Año Nuevo, las monjas planeaban un mes antes de lo previsto para ensayar programas para los rehabilitados, porque cada año el Centro Central de Hanzhong ofrece una variedad de programas, y los rehabilitados rara vez participan. Este año las hermanas intercedieron por la participación personal de las personas rehabilitadas en la celebración de actividades culturales. Hermanas tomaron, Square Dance Yangko, información alegría cómica y de comedia, y salieron a buscar candidatos adecuados. Sin embargo, su entusiasmo fue saludado con una respuesta fría ya que se escaparon y buscaron una variedad de razones para rechazar la invitación. Las hermanas regresaron con desilusión.





También entendemos que desde que han sido diagnosticados con lepra, han sido abandonados por sus familias y discriminados por la sociedad. Esto se ha convertido en una sombra persistente de su mente persistente. Con el fin de permitirles construir la confianza en sí mismos y eliminar sus temores, las hermanas reunieron el coraje para salir y encontrar a los actores potenciales nuevamente. Cuando las hermanas entraron en el área del paciente enfermo, había un grupo de jóvenes. Las hermanas acudieron a cada puerta para invitarlas, dándoles apoyo mental y organizando el programa de ensayo que se llevaría a cabo en su hospital. De hecho, su corazón solitario estaba ansioso por la simpatía, la amistad y el afecto. Las hermanas fueron a acompañarlas, apoyarlas y animarlas todas las tardes de 3 a 6 para el ensayo de danza con canto de mediana edad y de 7 a 9 de la noche para los jóvenes que ensayaban la danza cuadrada. Las personas rehabilitadas estaban de buen humor, y el programa se realizó sin problemas.


En el Día de Año Nuevo, el hospital de rehabilitación estaba alborotado con gongoras y tambores. Las hermanas y los rehabilitados, cantaron y bailaron juntos para saludar a los hermanos y hermanas del Centro Central de Hanzhong. Los tres sacerdotes condujeron a los estudiantes y a los artistas de mediana edad en el salón. Estaban vestidos con trajes y maquillaje deliberadamente, y todos estábamos vestidos con vestidos sencillos. Sin maquillaje, los rehabilitados ahora ya no tienen baja autoestima, no se estremecen, y la cara de todos llena de alegría y confianza en sí mismo! Las hermanas y los rehabilitados subieron al escenario mientras la audiencia aplaudia con música y baile. Aclamaciones y aplausos seguían una y otra vez, y todos los rehabilitados sonreían sin excepción.









Aplausos y aplausos aumentaron su confianza en sí mismos, de modo que rompieron las profundas limitaciones de sí mismo en sus corazones, levantaron las cadenas que los ataron y recuperaron la libertad interior y la alegría!

miércoles, 18 de enero de 2017

Presentamos la reflexion de la Hermana "Sor Liu"


Al ver el camino frente a nuestra puerta, recuerdo revivir el mismo camino el 21 de diciembre de 2003.


En ese momento el camino estaba en medio del río. En Yunnan con el clima primaveral todo el año, las flores y los árboles a lo largo crecían exuberantemente por la carretera, por lo que era difícil encontrar el camino. Caminar a lo largo del camino a menudo raspaba la ropa, se encontraba largos gusanos, ratones, pájaros y grillos como compañero. En los días de lluvia, las pequeñas zanjas de las montañas se acumulaba agua en el río, y caminar es como un barco contra la corriente, lo que lo hace muy difícil, y a veces no había salida. Recuerdo una vez que nuestros huéspedes de la casa (incluyendo un sacerdote) tuvieron que volver temprano, porque el agua del río les llegaba a la altura de los muslos. Afortunadamente, estaba el hijo (es mudo) de una persona de rehabilitación que nos ayudaba a cruzar el rio cargando las personas en su espalda, cargando a los invitados uno a uno al carro. Por lo general, viajar dentro y fuera del centro de rehabilitación a pie es incomodo, por ejemplo la compra de verduras para la gente de rehabilitación. No tienen camino, no tienen coche, no tienen teléfono, hay que caminar 15 Km de carretera para coger un transporte público. El camino largo y estrecho es para que la gente que camine, y todo el mundo no tiene más remedio que caminar.


En enero de 2014, vimos la carretera que se está construyendo a lo largo de la ladera, un sinuoso camino estrecho, pero se puede ir en un carro. Me sorprende que haya carreteras aquí ahora, doy gracias a Dios, como también al Servicio Social Ricci (RSS) que abastece al centro de rehabilitación con un coche. Ahora podemos ayudar a la gente de rehabilitación a comprar comida, llevarlos a ver a un médico, realizar un montón de cosas que necesiten, todo gracias a la contribución de los benefactores de RSS. Cada dos semanas llevamos a la gente de rehabilitación a Shiping para comprar comida, carne y sus necesidades diarias, hay 30 personas en el centro que no pueden cuidarse de sí mismas, incluyendo comer, beber e ir al baño. Hay 46 personas que pueden hacer sus necesidades diarias, cada vez que salimos le damos a los ancianos 2 yuanes y 5 yuanes para que puedan comprar sus cosas para ellos mismos. Yo apuntaba en un cuaderno todas las cosas que necesitan comprar, como también las necesidades para el funcionamiento del centro. Cada vez que llevamos el coche. En varias ocasiones cuando compramos demasiado y la sobrecarga del carro, viajando en vía pública está bien, pero el camino es sinuoso y el lugar más empinado, el carro se apaga y se resbala y comienza a deslizarse hacia abajo. Yo estaba asustada, y grité en voz alta pidiéndole a Dios que nos salvara, el coche se detuvo lentamente. Me puse en marcha de nuevo y prendí ferozmente el motor y acelere el acelerador y finalmente llegamos, pedí a Dios de haber llegado sana y salva. A veces los ancianos tienen que bajar del carro para yo poder conducir el carro hasta la pendiente, porque el camino es estrecho y resbaladizo especialmente los días de lluvia, por lo tanto, es difícil de viajar con el flujo de escombros por la ladera.


En una ocasión, cuando recogí al sacerdote, me dijo: "Cuando veas al director, dile que el sacerdote dice:" El P. Fu (Fernando) dijo que el camino se estaba haciendo cada vez más estrecho. Respondí:" Cuando el director vino , El P. Fu (Fernando) dijo que el camino se está haciendo cada vez más estrecho, y qué vamos hacer? "El Director prometió" Reparar.
Desde que lo repararon. Hoy estamos muy contentos de ver el camino de cemento blanco delante de nuestra puerta! Los ancianos están sentados en una silla de ruedas todos los días para jugar en la carretera, mirando las montañas, viendo el agua, hacen ejercicio a pie, pasean, conversan, ahora son mucho más felices. Tenemos un acceso más conveniente, y no tienen miedo de deslizamientos de tierra, por no mencionar las compras, podemos conducir a las personas de rehabilitación que les gustan salir a comprar sus propias necesidades. También pueden sentirse bien tienen un camino, y la experiencia de que no están abandonados, pero viven el momento de ser atendidos, realmente se sienten vivos, felices y agradecidos.

martes, 29 de noviembre de 2016

La Sonrisa de su Cara.


Esto es escrito por un colaborador RSS que vio la escena en el centro de rehabilitación un día y quedó impresionada.



Este lugar si no se va el agua, se va la electricidad, el agua llegó antes de ayer y anoche hubo apagón!

Es el fin de semana, dos hermanas comenzaron el trabajo del día después del desayuno, arrastrar la manguera para regar las verduras; y cocinar para los ancianos como de costumbre.

 Cuando no hay electricidad cocinan en leña, una se encarga de agregar leña y la otra se encarga de ver el fuego, encogen y lavan las verduras, lavan y cocinan el arroz bastante ocupadas, terminando de limpiar el patio del hospital, querian coser varios sacos de arena para los niños, pero no tenían ganas, entonces se fueron al hogar de ancianos para ayudarles.

 Al entrar a la casas de los ancianos el colaborador vio a varias personas mayores en la habitacion cada quien haciendo lo suyo, luego de saludarlos se fue directamente hacia el final de la casa que es la cocina lo que vío fue al anciano Ma Jian Gan quien se reclinó cerca de la estufa que agregaba a la leña sonriendo con su pipa en la boca al verme sonriendo me dijo: “je je” dando la bienvenida “estas aquí” le dice hola a ella.

“Sí vengo a verte, estas ayudando en añadir fuego!”oh! añadiendo el fuego.

 Entró a la cocina, la hermana comenzó a cortar las verduras, su rostro lleno de sonrisas bonitas… una sonrisa natural, inconscientemente le pregunte: "¿De qué te ríes? Déjame ver la belleza de lo que es tu sonrisa, por lo que me hace reír también. "Ella acaba de decir:" No me reí, ¿verdad? " Luego reía de nuevo mientras hablaba.

 La sonrisa de su cara del anciano y de la monja, la imagen mas bella en el mundo es tener la sonrisa que sale desde el corazón! ¿Quién podría haber imaginado siendo extraños y que no se relacionarían y son desconocidos de diferentes lugares. Sin embargo, en ese momento esto es claramente el padre y la hija que disfrutan el regalo mas profundo del afecto del tiempo y del amor, disfrutan de la calidez de la familia. Y dejar que todo suceda en las raíces comunes de la humanidad, nuestro Padre común Dios, el dio a cada uno compartir su más pura y más noble emociones que es el Amor.

 Amémonos los unos a los otros, para que la gente pueda reconocerte como mis discípulos – el mandato de Jesús: el motor de nuestra vida, la fuente del poder y la raiz de nuestras sonrisa.

martes, 8 de noviembre de 2016

Ángel de los Ancianos - Yang Xiaoyun




Yang Xiaoyun es conocido como el ángel de los ancianos es un hombre sencillo de la tribu Yí. A pesar de que es un paciente leproso, nunca se ha sentido triste ni se ha quejado, siempre estaba dispuesto en ayudar, a las personas necesitadas.




El centro de rehabilitación, estaba ubicada en una cima de la montaña y era muy difícil llegar y el tráfico incómodo. Las cosas para la clínica eran llevadas por personas a pie desde el lugar hasta la montaña. Desde que Yang Xiaoyun llegó al centro de rehabilitación apareció otro hombre fuerte que solía llevar una gran canasta de bambú siguiendo a las monjas hacia las montañas.




Años mas tarde, el centro de rehabilitación se transladó a la ciudad de Le Yue. Un nuevo centro de rehabilitación que queda en la cima de la montaña, con el tráfico conveniente para poder llevar las necesidades diarias a la montaña. Pero el anciano no dejo de servir. Tambien se ofreció para ir al centro de rehabilitación de Meigu, una clínica que esta en muy malas condiciones y casi nadie en el servicio.


La clínica del centro de rehabilitación de Meigu se encuentra en las montañas de Rama. A pesar de que el camino es escabroso y los vehículos no pueden subir la montaña y las casas indefensas. Muchas fueron las razones que las monjas abandonaran este centro. Así que no hay nadie sirviendo en este centro de rehabilitación pero en coordinación con el Servicio Social Ricci, Yang Xioyun vino al centro de rehabilitación de Meigu para ayudar a los ancianos a cocinar, a lavarles sus ropas, los limpió, baño a cada uno de los ancianos. Yong Xiaoyun no se quejaba solo quería dar lo mejor de sí a los ancianos hacer posible de que esas personas tuvieran una condición de vida cómoda, que les permitiera pasar sus últimos años de vida tranquilos y felices.

martes, 25 de octubre de 2016

Calzados correctores para los pacientes leprosos





Con el fin de mejorar la deformidad de los pies de los leprosos en la parte continental de China (con algunas monjas), esto también puede servir como una cura para las úlceras en los pies. Casa Ricci Servicios Sociales, en colaboración con el P. Roberto Tonetto y con el centro de Marynoll Ya-Xi, se diseñaron unos calzados de protección especial en 2007, contactamos con una empresa para la fabricación, y se distribuyeron hacia el centro de los pacientes pertenecientes hasta ahora. Los gastos hasta el momento es de unos 300,000 yuanes, que abarca 6 provincias, el número de zapatos es de más de 6,000 pares, sirviendo alrededor de 500 a 600 pacientes. Este zapato está mejorando constantemente, por lo que los pacientes pueden sentirse más cómodo.  




martes, 11 de octubre de 2016

Servicio de Prótesis





Desde el 2010, Casa Ricci Servicios Sociales ha estado cooperando con el P. Roberto Tonetto del centro de Ya-Xi Marynoll para apoyar a los centros de lepra (los que mantenemos relación) en China un servicio de prótesis. Este servicio proporciona sillas de ruedas, pasamanos, instalación de prótesis de pierna y su mantenimiento. 




Casa Ricci Servicios Sociales es responsable de los gastos de viaje, incluyendo las comidas y sus gastos. Durante el año 2010 y 2014, este servicio ha proporcionado servicios de 130 prótesis en 14 centros diferentes en 6 provincias, se beneficiaron con un total de 50 personas.




martes, 2 de agosto de 2016

5to. Aniversario de la muerte de nuestro querido fundador P. Luis Ruiz S. J.




Recordando a nuestro querido P. Luis Ruiz, quien empezó su obra en Macau cuando tenía 37 años
la obra del P. Ruiz en China empieza fundamentalmente cuándo él ya tiene 80 años. Creo que el gobierno de China se ha maravillado que un hombre de su edad se preocupara e invirtiera tanto esfuerzo y dinero en personas que para la sociedad no contaban y casi no existían. Las personas afectadas por lepra no eran una prioridad y el P. Ruiz las transformó en su prioridad. Al llevar electricidad, construir caminos, preocuparse por su alimentación, enviar religiosas para curar sus heridas, darle educación a los más jóvenes, etc. Miles de pacientes afectados por lepra recuperaron su dignidad de personas. La obra del P. Ruiz permitió que estás personas superaran su aislamiento, derribando el muro que la discriminación había construido. Ello no sólo pudieron acercarse a la sociedad, sino que la sociedad se atrevió también a acercarse a ellos. En cierta forma, él comenzó un movimiento que hoy permite que muchas personas y grupos, incluidas personas del gobierno, puedan hoy acercarse a las personas afectadas por lepra.

El P. Luis Ruiz, a compartido con nosotros muchos regalos, pero lo más importante es su misión de servir a los necesitados. Con su ayuda Casa Ricci continuará con esta misión de ayudar y llevar esperanza y alegría a los mas pobres en China de la misma manera que él nos ha enseñado estar cerca de ellos, para servir y para aprender de ellos.

También pueden encontrar el documental que hicimos al Padre Luis hace algunos años en los siguientes enlaces.

Part 1: https://www.youtube.com/watch?v=fS_3l0Ziu0Q
Part 2: https://www.youtube.com/watch?v=aRSSbUY9LVs
Part 3: https://www.youtube.com/watch?v=pwMilsmIgwc
Part 4: https://www.youtube.com/watch?v=nNBwX6cWy0A